docerosas.com.

docerosas.com.

Cómo crear un jardín orgánico en un espacio pequeño

Introducción

Los jardines son una fuente de belleza natural y son una expresión tangible de nuestra conexión con la naturaleza. Además de ser un lugar de disfrute para la vista y el olfato, también pueden funcionar como una pequeña fuente de alimento orgánico. Muchas personas con espacio limitado a menudo sienten que no pueden disfrutar de la jardinería o la agricultura orgánica, pero esto no es cierto. En este artículo, te mostraremos cómo crear un jardín orgánico en un espacio pequeño.

Seleccionar el espacio ideal

Antes de empezar a crear un jardín orgánico en un espacio pequeño, debes seleccionar el lugar adecuado. Asegúrate de elegir un espacio que tenga al menos 6 horas de luz solar directa al día. Áreas con suelo bien drenado son ideales. Si el espacio es limitado, considera utilizar jardines verticales o plantas de contenedores para maximizar el espacio disponible.

Jardines Verticales

Los jardines verticales son ideales para aquellos con espacio limitado. Utilizan una estructura vertical que se cuelga en la pared. Hay varias maneras de crear un jardín vertical, desde usar macetas colgantes simples hasta crear una estructura de madera o metal. Puedes plantar una variedad de plantas, desde hierbas hasta flores. También puedes usar jardines verticales para cultivar verduras, como tomates y pimientos.

Plantas de Contenedores

Las plantas de contenedores se adaptan bien a espacios pequeños. Puedes utilizar macetas, cajas o cubos. Las plantas de contenedores se pueden ubicar en cualquier lugar que tenga suficiente luz solar. Puedes cultivar una variedad de vegetales y hierbas en contenedores, incluyendo tomates, berenjenas, hierbas, lechugas y espinacas.

Seleccionar el Suelo Correcto

El suelo es uno de los factores más importantes para el éxito del jardín. Debe ser rico en nutrientes y tener una buena estructura. El suelo adecuado para un jardín orgánico en un espacio pequeño es una mezcla de tierra de jardín, compost y perlita. Esto proporcionará suficientes nutrientes para tus plantas y permitirá el drenaje adecuado.

Tierra de Jardín

Tierra de jardín es típicamente la base de un suelo para el jardín. Contiene materia orgánica, arena y arcilla. La tierra de jardín es un poco pesada para macetas, por lo que se mezcla con perlita y/o vermiculita para mejorar el drenaje.

Compost

El compost es la forma orgánica de fertilizante más rica en nutrientes para tus plantas. Es fácil de hacer en casa y ayuda a mantener tus plantas sanas. El compost es una combinación de materia orgánica, como hojas, ramitas, recortes de césped y restos de alimentos. Puedes crear tu propio compost en un recipiente o comprarlo en tu centro de jardinería local.

Perlite

La perlita es un mineral volcánico que se agrega al suelo para mejorar la aireación y el drenaje. Es liviano y ayuda a evitar la compactación del suelo en tus macetas.

Seleccionar las Plantas Correctas

Al seleccionar las plantas, es importante tener en cuenta el espacio disponible y la cantidad de luz solar que reciben. Lo recomendable es optar por plantas que no crezcan demasiado alto y anchas para asegurar que se adecuen al espacio disponible. Los cultivos de raíces cortas, como la lechuga y los rábanos, son ideales para contenedores y jardines verticales.

Hierbas

Las hierbas son fáciles de cultivar en macetas y jardines verticales. Algunas hierbas recomendables son la albahaca, el cilantro, el romero y el tomillo. Ademas, pueden ser cosechadas de forma continua.

Flores

Las flores añaden un hermoso aspecto a cualquier jardín. Las flores anuales, como los pensamientos y los girasoles, son ideales para espacios pequeños porque no crecen demasiado y tienen un ciclo de vida corto. Para contribuir a la biodiversidad del jardín, se puede agregar plantas como lavanda y mariposa Bush para atraer a polinizadores.

Verduras

Cuando se trata de verduras, son importantes la selección de plantas que sean resistentes a las limitaciones de espacio. Los tomates cherry y los pimientos son ideales para los jardines verticales y las plantas de contenedores.

Evitar Plagas y Enfermedades

El cuidado adecuado de las plantas es importante para evitar plagas y enfermedades en un jardín orgánico. Muchas veces, los insectos prefieren atacar a plantas enfermas. Para evitar esto, se debe prevenir la sobrecarga de agua en las plantas que puede llevar a la pudrición de raíces, además deber retirarse hojas secas y afectadas por enfermedades.

Aceite de Neem

El aceite de neem es un insecticida natural que no daña a las abejas ni a otros insectos beneficiosos. Este aceite se puede rociar sobre las plantas una vez por semana para protegerlas de plagas.

Rotación del cultivo

La rotación del cultivo ayuda a reducir la acumulación de enfermedades del suelo al aumentar la diversidad de plantas en un jardín. La rotación del cultivo es especialmente útil para las plantas que son susceptibles a enfermedades fúngicas, como los tomates.

Cosecha

A medida que las plantas crecen, deben estar listas para la cosecha. La mayoría de las plantas se cosechan cuando alcanzan su tamaño completo. Es importante no dejar las verduras en la planta por demasiado tiempo, ya que esto puede hacer que se vuelvan amargas o difíciles de comer. Las hierbas se deben cosechar en pequeñas cantidades y con regularidad, esto permitirá un regeneración adecuada para la próxima cosecha.

Conclusión

Crear un jardín orgánico en un espacio pequeño puede parecer un desafío, pero siguiendo estas recomendaciones, cualquiera puede tener un jardín orgánico exitoso. Ya sea que opte por jardines verticales o plantas de contenedores, recuerda seleccionar un suelo adecuado y plantaciones aptas para el espacio disponible. Además, debes tomar medidas para evitar plagas y enfermedades para tener una cosecha saludable. El jardín orgánico es una excelente manera de tener alimentos frescos y hermosas flores, al mismo tiempo que se ayuda a mantener la biodiversidad en el ecosistema local.