docerosas.com.

docerosas.com.

Cómo preparar el terreno para plantar en terrenos arenosos

La preparación del terreno es esencial para asegurar el correcto crecimiento de cualquier planta y en el caso de los terrenos arenosos, es todavía más importante. Estos suelos tienen una gran cantidad de arena y poca materia orgánica, lo que dificulta la retención de agua y nutrientes necesarios para el desarrollo de las plantas. Sin embargo, con los cuidados adecuados se pueden conseguir resultados espectaculares. En este artículo vamos a explicar cómo preparar el terreno para plantar en terrenos arenosos.

1. Realizar un análisis del suelo

Antes de comenzar cualquier tarea de jardinería es imprescindible conocer las condiciones del suelo. Es por eso que se debe hacer un análisis del suelo para conocer los elementos químicos que pueden estar ausentes o en exceso. De esta manera, se puede establecer un plan de nutrición adecuado para la planta que se va a sembrar.

2. Añadir materia orgánica

Los terrenos arenosos necesitan una gran cantidad de materia orgánica para mejorar su retención de agua y nutrientes. Una buena forma de añadir materia orgánica es mezclando abono compostado y turba en el suelo. Debe utilizarse una cantidad suficiente para que el suelo se vuelva más pesado y retenga la humedad por más tiempo.

3. Realizar un laboreo adecuado

Es importante labrar el terreno para mezclar adecuadamente la materia orgánica con el suelo. Si se emplea una máquina para realizar la tarea, esta debe ser de tipo “pesado” para que llegue a las capas más profundas del terreno. Además, una vez finalizado el laboreo es conveniente dejar reposar el suelo unos días antes de plantar las semillas.

4. Controlar la erosión

Los terrenos arenosos son propensos a sufrir erosión debido a que la arena no retiene bien la humedad. Para evitarlo, es recomendable plantar una cubierta vegetal previa a la colocación de las plantas definitivas. La cubierta vegetal ayudará a retener la humedad del suelo y además, evitará la aparición de malas hierbas.

5. Elegir las plantas adecuadas

Es importante escoger las plantas adecuadas para el terreno en el que se van a sembrar. Hay especies que crecen mejor en terrenos arenosos y que necesitan menos agua y nutrientes que otras. Algunas plantas que pueden crecer en terrenos arenosos son los cactus, la lavanda, el romero, la adelfa y la rosa de los vientos.

6. Regar con frecuencia

Las plantas que crecen en terrenos arenosos necesitan ser regadas con mayor frecuencia. El uso de sistemas de irrigación por goteo es una excelente opción, ya que se consigue una humedad uniforme en el suelo. También se puede emplear el riego por aspersión, siempre y cuando se evite el encharcamiento del suelo.

7. Mantener la limpieza

Los terrenos arenosos suelen ser propensos a la aparición de malas hierbas. Para mantener la limpieza es importante retirar las malas hierbas con regularidad para evitar que compitan con las plantas por el agua y los nutrientes. Además, también es recomendable añadir una capa de corteza de pino o gravilla para evitar que crezcan malas hierbas.

En resumen, para preparar el terreno para plantar en terrenos arenosos es importante realizar un análisis del suelo, añadir materia orgánica, realizar un laboreo adecuado, controlar la erosión, elegir las plantas adecuadas, regar con frecuencia y mantener la limpieza. Siguiendo estos consejos podrás conseguir un jardín espectacular en un terreno previamente difícil.