docerosas.com.

docerosas.com.

Cómo proteger tus plantas del sol intenso

La primavera y el verano traen consigo días más largos y soleados que pueden ser un auténtico placer para nosotros, pero para nuestras plantas, no tanto. La exposición prolongada al sol intenso puede resultar dañina e incluso mortal para muchas especies vegetales. A continuación, te ofrecemos algunos consejos y trucos para mantener tus plantas a salvo de los rayos del sol y ayudarles a prosperar.

Escoge las plantas adecuadas para tu jardín

La elección de las especies de plantas que vas a cultivar en tu jardín es uno de los factores más importantes que influirán en su supervivencia durante los meses de calor. Si resides en una zona con un clima muy cálido y seco, es recomendable que elijas especies vegetales que toleren bien este tipo de condiciones y que no les importe estar expuestas al sol directo. Algunos tipos de plantas que pueden convivir bien en estos ambientes son los cactus, plantas suculentas, algunas variedades de aromáticas, algunas especies de árboles como los olivos, etc.

Crea sombra artificial

Si no dispones de suficiente sombra natural en tu jardín, hay muchas formas de crear sombra artificial para proteger a tus plantas del sol. Las formas más efectivas son usar mallas de sombra, sombrillas, pérgolas, parasoles y otros dispositivos de esta naturaleza. Además, también puedes utilizar elementos decorativos como macetas de sombra, cortinas de sombra, etc. Además de ofrecer protección a las plantas, estos elementos también le dan un ambiente atractivo y elegante al jardín.

Cambia el riego

Si tienes plantas que están expuestas al sol directo, puede ser útil cambiar la frecuencia del riego. Muchas veces, la exposición prolongada al sol puede provocar que el agua se evapore rápidamente de la tierra, lo que hace que las plantas sufran una sequía. Por ello, riega las plantas un poco más a menudo. Si algunas plantas se secan por el sol, podrás notar que su suelo está seco, y si digamos, están en algún suelo de arcilla, no absorben más líquido de lo que necesitan, por lo que es adecuado regar las plantas a alto nivel, para que el agua penetre correctamente en la tierra y llegue a las raíces.

Usa abono

El abono es una herramienta muy útil durante el verano para mejorar la salud y el aspecto de tus plantas. El sol fuerte puede debilitar significativamente su sistema inmunológico, reducir su tamaño o incluso provocar la muerte. Un abono específico para tu jardín ayudará a aumentar sus nutrientes y resistencia a estos cambios abrasivos. Los fertilizantes de tipo orgánicos son una buena opción para no dañar los remedios que están cerca de nuestras plantas.

Elimina las hojas secas

A medida que tus plantas crecen y se desarrollan, es común que algunas de sus hojas más viejas o desarrolladas se sequen y mueran. Eliminar y mantener la higiene en estas hojas es importante para permitir el crecimiento de nuevas hojas y ramas, esto hará que tus plantas respiran correctamente, disminuyendo su estrés en días calurosos.

Planta correctamente

Enj otros lugares hemos hablado de como plantar de manera correcta. Sin embrago, es importante destacar que la forma en que siembras tu planta puede tener un impacto significativo en su supervivencia en días de sol intenso. Asegúrate de que las plantas recién trasplantadas tengan un amplio espacio para desarrollarse, para que puedan obtener los nutrientes necesarios para enfrentar las condiciones adecuadamente. Por otro lado, los hongos suelen aparecer en suelos húmedos y plantas que recién están instaladas, es por eso que es importante tener buen mantenimiento en el riego, para que la mezcla de agua y soil esté equilibrada y evitar las humedades, los malos olores y problemas con las raíces.

Crea un buen ambiente para tus plantas

Finalmente, es importante que entiendas que tus plantas necesitan un ambiente propicio para vivir bien. Mantener tus plantas saludables es una tarea difícil, pero si aseguras una buena planificación, manteniendo un buen margen con riego, suelo adecuado y cuidado de hojas, sin duda, éstas podrán resistir las altas temperaturas y los días llenos de sol sin sufrir demasiado. Si vas a cultivar plantas de interior, crea una buena ventilación, salidas de aire, y sobre todo, limpia las hojas con jabones especializados, que les benefician sin dañarla. Siguiendo estos consejos y dedicándote a cuidar tus plantas con amor y dedicación, podrás ayudar a mantener tu jardín lleno de vida y vitalidad, incluso en los días más calurosos del año.