docerosas.com.

docerosas.com.

Jardines con estilo rústico

Introducción

Los jardines son lugares maravillosos que nos permiten relajarnos, disfrutar del aire libre y conectar con la naturaleza. En ellos podemos encontrar una gran variedad de estilos y diseños, desde los más clásicos y formales hasta los más modernos y minimalistas. Sin embargo, en esta ocasión hablaremos de uno de los estilos que más adeptos ha ganado en los últimos años: el estilo rústico.

¿Qué es el estilo rústico?

El estilo rústico se caracteriza por emplear materiales naturales, como la madera o la piedra, y por su aspecto desenfadado y campestre. Es un estilo que se relaciona con la vida en el campo y que busca crear un ambiente acogedor y relajado. Aunque puede parecer un estilo sencillo, requiere de cierta planificación y cuidado para conseguir que el resultado sea armónico y atractivo.

Elementos clave del estilo rústico en jardines

1. La vegetación

La vegetación es uno de los elementos más importantes en cualquier jardín, y en el estilo rústico no es diferente. En este caso, se opta por plantas autóctonas y resistentes a las condiciones climáticas locales, y se busca crear un ambiente natural y silvestre. No deben faltar arbustos y árboles de aspecto frondoso, así como flores silvestres y cespitosas, que aporten un toque de color y fragancia al jardín.

2. La madera

La madera es uno de los materiales estrella del estilo rústico, y se puede utilizar en múltiples elementos del jardín, como por ejemplo en macetas, vallas, bancos, mesas, etc. La madera natural envejecida aporta un toque de autenticidad y simplicidad que encaja a la perfección con el estilo rústico.

3. La piedra

La piedra es otro de los elementos fundamentales del estilo rústico, y se utiliza tanto en su versión natural como en la artificial. Se puede emplear en muros, caminos, fuentes, estanques, etc. Su colocación debe ser cuidadosa y planificada, teniendo en cuenta el resto de elementos del jardín para crear una armonía estética.

4. Los materiales metálicos

Los materiales metálicos, como el hierro o el acero, aportan un toque industrial-resistente que contrasta con el aspecto natural y campestre de los elementos anteriores. Se pueden emplear, por ejemplo, en estructuras para plantas trepadoras o para la creación de elementos como faroles o campanas.

5. El agua

El agua, ya sea en forma de fuentes, estanques o arroyos, aporta un toque de frescor y tranquilidad al jardín rústico. Se debe procurar que los elementos de agua sean acordes al resto de elementos del jardín y que se integren con naturalidad en el entorno. Además, también se pueden utilizar las piedras y la madera para crear elementos acuáticos que aporten un toque rústico y natural.

Cómo crear un jardín con estilo rústico

1. Planificación

Lo primero que debemos hacer es planificar el diseño del jardín y tener en cuenta los elementos descritos anteriormente. Debemos pensar en la distribución de las plantas y los elementos de madera o piedra, y buscar la forma de que todo encaje de manera armónica.

2. Elección de plantas

Como hemos mencionado, las plantas son uno de los elementos clave del jardín rústico. Debemos seleccionar plantas autóctonas que se adapten bien a nuestro clima, y elegir variedades que aporten color y fragancia al jardín. Es importante que combinemos plantas de diferentes tamaños, texturas y colores para conseguir un ambiente natural y variado.

3. Elección de materiales

En el estilo rústico se utilizan principalmente materiales naturales como la madera y la piedra. Debemos buscar piezas que tengan un aspecto envejecido y desgastado, para que aporten el toque de autenticidad que buscamos. También pueden emplearse elementos metálicos, como los faroles o campanas, para aportar un toque industrial.

4. Distribución de los elementos

Una vez elegidos los elementos y las plantas, es importante distribuirlos de manera armónica y natural. Debemos buscar la forma de que los elementos encajen unos con otros, y crear pequeños espacios donde podamos sentarnos a disfrutar del jardín. También podemos crear senderos de piedra que conecten los distintos puntos del jardín.

5. El mantenimiento del jardín

Por último, es importante tener en cuenta que los jardines rústicos requieren de un cierto mantenimiento para que luzcan en todo su esplendor. Debemos cuidar las plantas y los elementos de madera y piedra, mantenerlos limpios y en buen estado, y podar las plantas con regularidad para que crezcan de forma adecuada.

Conclusiones

Crear un jardín con estilo rústico puede ser una experiencia gratificante y relajante, que nos permite disfrutar de un espacio natural y acogedor. Debemos tener en cuenta los elementos clave que hemos descrito anteriormente, y planificar cuidadosamente la distribución de los mismos para conseguir un ambiente armónico y atractivo. Además, es importante que nos ocupemos del mantenimiento del jardín para que luzca siempre en todo su esplendor.